¿Quién Persigue y Por Qué? — Estudia la Biblia Hoy





6/6     
  15 - 24 minutes
¿QUIéN PERSIGUE Y POR QUé?
¿QUIéN PERSIGUE Y POR QUé?
¿QUIéN PERSIGUE Y POR QUé?



La lapidación de Esteban. Juan 16:2
RVR1960 2 Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. NTV 2 Los expulsarán de las sinagogas, y llegará el tiempo en que quienes los maten pensarán que están haciendo un servicio santo para Dios.

1. Porque Jesús no había guardado el sábado según sus ideas, ¿qué hicieron los judíos?

Juan 5:16
RVR1960 16 Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban matarle, porque hacía estas cosas en el día de reposo. NTV 16 Entonces los líderes judíos comenzaron a acosar a Jesús por haber violado las reglas del día de descanso.

2. ¿Qué tipo de ayuno es el más aceptable para Dios?

Isaías 58:6
RVR1960 6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? NTV 6 »¡No! Esta es la clase de ayuno que quiero: pongan en libertad a los que están encarcelados injustamente; alivien la carga de los que trabajan para ustedes. Dejen en libertad a los oprimidos y suelten las cadenas que atan a la gente.

NOTA: Esto es lo que hizo Jesús. Él, el Autor y Señor del día de reposo, además de asistir y participar en los servicios religiosos Lucas 4:16
RVR1960 16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. NTV 16 Cuando llegó a Nazaret, la aldea donde creció, fue como de costumbre a la sinagoga el día de descanso y se puso de pie para leer las Escrituras.
se dedicó a curar enfermos, aliviar a los oprimidos y restaurar a los impotentes, cojos y ciegos en el día de reposo. día. Pero esto, aunque estaba en perfecto acuerdo con la ley de Dios, la gran ley del amor, era contrario a las tradiciones y las ideas pervertidas de los judíos con respecto al sábado. Por eso lo persiguieron y trataron de matarlo.

3. ¿Por qué Caín mató a Abel?

1 Juan 3:11-12
RVR1960 11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros. 12 No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. NTV 11 Este es el mensaje que ustedes han oído desde el principio: que nos amemos unos a otros. 12 No debemos ser como Caín, quien pertenecía al maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué lo mató? Porque Caín hacía lo malo y su hermano lo recto.

NOTA. — El siguiente comentario sobre este pasaje de M. de Chesnais, un sacerdote católico de Nueva Zelanda, está bien expresado: “Si leyeras la Palabra de Dios, descubrirías que desde el principio todas las personas buenas fueron perseguidas porque estamos bien. Abel fue asesinado por su hermano porque era bueno, y Caín no pudo soportar verlo. Estrella de Kaikoura (Nueva Zelanda), 10 de abril de 1884.

4. Al comentar sobre el trato a Isaac, el hijo de Sara, por Ismael, el hijo de la esclava, ¿qué principio establece el apóstol Pablo?

Efesios 4:29
RVR1960 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. NTV 29 No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.

5. ¿Qué otros casos de persecución mencionados en la Biblia demuestran la exactitud de este principio?

  1. Esaú, quien vendió su primogenitura, persiguió a Jacob, quien juró lealtad a Dios. Génesis 25:29-34
    RVR1960 29 Y guisó Jacob un potaje; y volviendo Esaú del campo, cansado, 30 dijo a Jacob: Te ruego que me des a comer de ese guiso rojo, pues estoy muy cansado. Por tanto fue llamado su nombre Edom. 31 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura. 32 Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy a morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura? 33 Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió a Jacob su primogenitura. 34 Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura. NTV 29 Cierto día, mientras Jacob preparaba un guiso, Esaú regresó del desierto, agotado y hambriento. 30 Esaú le dijo a Jacob: — ¡Me muero de hambre! ¡Dame un poco de ese guiso rojo! (Así es como Esaú obtuvo su otro nombre, Edom, que significa «rojo»). 31 — Muy bien — respondió Jacob — , pero dame a cambio tus derechos de hijo mayor. 32 — Mira, ¡me estoy muriendo de hambre! — dijo Esaú — . ¿De qué me sirven ahora los derechos de hijo mayor? 33 Pero Jacob dijo: — Primero tienes que jurar que los derechos de hijo mayor me pertenecen a mí. Así que Esaú hizo un juramento, mediante el cual vendía todos sus derechos de hijo mayor a su hermano Jacob. 34 Entonces Jacob le dio a Esaú guiso de lentejas y algo de pan. Esaú comió, y luego se levantó y se fue. Así mostró desprecio por sus derechos de hijo mayor.
    Génesis 27:41
    RVR1960 41 Y aborreció Esaú a Jacob por la bendición con que su padre le había bendecido, y dijo en su corazón: Llegarán los días del luto de mi padre, y yo mataré a mi hermano Jacob. NTV 41 Desde ese momento, Esaú odió a Jacob, porque su padre le había dado la bendición a él. Entonces Esaú comenzó a tramar: «Pronto haré duelo por la muerte de mi padre y después mataré a mi hermano Jacob».
    Génesis 32:6
    RVR1960 6 Y los mensajeros volvieron a Jacob, diciendo: Vinimos a tu hermano Esaú, y él también viene a recibirte, y cuatrocientos hombres con él. NTV 6 Después de transmitir el mensaje, los mensajeros regresaron y le informaron a Jacob: «Nos encontramos con su hermano Esaú y ya viene en camino a su encuentro, ¡con un ejército de cuatrocientos hombres! ».

  2. Los hijos descarriados y envidiosos de Jacob persiguieron a José, que temía a Dios. Génesis 37
    RVR1960 1 Habitó Jacob en la tierra donde había morado su padre, en la tierra de Canaán. 2 Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos. 3 Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores. 4 Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente. 5 Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. 6 Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: 7 He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. 8 Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y sus palabras. 9 Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. 10 Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? 11 Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto. 12 Después fueron sus hermanos a apacentar las ovejas de su padre en Siquem. 13 Y dijo Israel a José: Tus hermanos apacientan las ovejas en Siquem: ven, y te enviaré a ellos. Y él respondió: Heme aquí. 14 E Israel le dijo: Ve ahora, mira cómo están tus hermanos y cómo están las ovejas, y tráeme la respuesta. Y lo envió del valle de Hebrón, y llegó a Siquem. 15 Y lo halló un hombre, andando él errante por el campo, y le preguntó aquel hombre, diciendo: ¿Qué buscas? 16 José respondió: Busco a mis hermanos; te ruego que me muestres dónde están apacentando. 17 Aquel hombre respondió: Ya se han ido de aquí; y yo les oí decir: Vamos a Dotán. Entonces José fue tras de sus hermanos, y los halló en Dotán. 18 Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. 19 Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador. 20 Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños. 21 Cuando Rubén oyó esto, lo libró de sus manos, y dijo: No lo matemos. 22 Y les dijo Rubén: No derraméis sangre; echadlo en esta cisterna que está en el desierto, y no pongáis mano en él; por librarlo así de sus manos, para hacerlo volver a su padre. 23 Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí; 24 y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. 25 Y se sentaron a comer pan; y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas, bálsamo y mirra, e iban a llevarlo a Egipto. 26 Entonces Judá dijo a sus hermanos: ¿Qué provecho hay en que matemos a nuestro hermano y encubramos su muerte? 27 Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él. 28 Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto. 29 Después Rubén volvió a la cisterna, y no halló a José adentro, y se rasgó los vestidos. 30 Y volvió a sus hermanos, y dijo: El joven no aparece; y yo, ¿a dónde iré? 31 Entonces tomaron ellos la túnica de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la túnica con la sangre; 32 y enviaron la túnica de colores y la trajeron a su padre, y dijeron: Esto hemos hallado; reconoce ahora si es la túnica de tu hijo, o no. 33 Y él la reconoció, y dijo: La túnica de mi hijo es; alguna mala bestia lo devoró; José ha sido despedazado. 34 Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo muchos días. 35 Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso recibir consuelo, y dijo: Descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol. Y lo lloró su padre. 36 Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia. NTV 1 Entonces Jacob volvió a establecerse en la tierra de Canaán, donde su padre había vivido como extranjero. 2 Este es el relato de Jacob y su familia. Cuando José tenía diecisiete años de edad, a menudo cuidaba los rebaños de su padre. Trabajaba para sus medios hermanos, los hijos de Bilha y Zilpa, dos de las esposas de su padre, así que le contaba a su padre acerca de las fechorías que hacían sus hermanos. 3 Jacob amaba a José más que a sus otros hijos porque le había nacido en su vejez. Por eso, un día, Jacob mandó a hacer un regalo especial para José: una hermosa túnica. 4 Pero sus hermanos lo odiaban porque su padre lo amaba más que a ellos. No dirigían ni una sola palabra amable hacia José. 5 Una noche José tuvo un sueño, y cuando se lo contó a sus hermanos, lo odiaron más que nunca. 6 — Escuchen este sueño — les dijo — . 7 Resulta que estábamos en el campo atando gavillas de grano. De repente, mi gavilla se levantó, y las gavillas de ustedes se juntaron alrededor de la mía, ¡y se inclinaron ante ella! 8 Sus hermanos respondieron: — Así que crees que serás nuestro rey, ¿no es verdad? ¿De veras piensas que reinarás sobre nosotros? Así que lo odiaron aún más debido a sus sueños y a la forma en que los contaba. 9 Al poco tiempo José tuvo otro sueño y de nuevo se lo contó a sus hermanos. — Escuchen, tuve otro sueño — les dijo — . ¡El sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante mí! 10 Esta vez le contó el sueño a su padre además de a sus hermanos, pero su padre lo reprendió. — ¿Qué clase de sueño es ese? — le preguntó — . ¿Acaso tu madre, tus hermanos y yo llegaremos a postrarnos delante de ti? 11 Sin embargo, mientras los hermanos de José tenían celos de él, su padre estaba intrigado por el significado de los sueños. 12 Poco tiempo después, los hermanos de José fueron hasta Siquem para apacentar los rebaños de su padre. 13 Cuando ya llevaban un buen tiempo allí, Jacob le dijo a José: — Tus hermanos están en Siquem apacentando las ovejas. Prepárate, porque te enviaré a verlos. — Estoy listo para ir — respondió José. 14 — Ve a ver cómo están tus hermanos y los rebaños — dijo Jacob — . Luego vuelve aquí y tráeme noticias de ellos. Así que Jacob despidió a José, y él viajó hasta Siquem desde su casa, en el valle de Hebrón. 15 Cuando José llegó a Siquem, un hombre de esa zona lo encontró dando vueltas por el campo. — ¿Qué buscas? — le preguntó. 16 — Busco a mis hermanos — contestó José — . ¿Sabe usted dónde están apacentando sus rebaños? 17 — Sí — le dijo el hombre — . Se han ido de aquí, pero les oí decir: “Vayamos a Dotán”. Entonces José siguió a sus hermanos hasta Dotán y allí los encontró. 18 Cuando los hermanos de José lo vieron acercarse, lo reconocieron desde lejos. Mientras llegaba, tramaron un plan para matarlo. 19 — ¡Aquí viene el soñador! — dijeron — . 20 Vamos, matémoslo y tirémoslo en una de esas cisternas. Podemos decirle a nuestro padre: “Un animal salvaje se lo comió”. ¡Entonces veremos en qué quedan sus sueños! 21 Pero cuando Rubén oyó el plan, trató de salvar a José. — No lo matemos — dijo — . 22 ¿Para qué derramar sangre? Solo tirémoslo en esta cisterna vacía, aquí en el desierto. Entonces morirá sin que le pongamos una mano encima. Rubén tenía pensado rescatar a José y devolverlo a su padre. 23 Entonces, cuando llegó José, sus hermanos le quitaron la hermosa túnica que llevaba puesta. 24 Después lo agarraron y lo tiraron en la cisterna. Resulta que la cisterna estaba vacía; no tenía nada de agua adentro. 25 Luego, justo cuando se sentaron a comer, levantaron la vista y vieron a la distancia una caravana de camellos que venía acercándose. Era un grupo de mercaderes ismaelitas que transportaban goma de resina, bálsamo y resinas aromáticas desde Galaad hasta Egipto. 26 Judá dijo a sus hermanos: «¿Qué ganaremos con matar a nuestro hermano? Tendríamos que encubrir el crimen. 27 En lugar de hacerle daño, vendámoslo a esos mercaderes ismaelitas. Después de todo, es nuestro hermano, ¡de nuestra misma sangre! ». Así que sus hermanos estuvieron de acuerdo. 28 Entonces, cuando se acercaron los ismaelitas, que eran mercaderes madianitas, los hermanos de José lo sacaron de la cisterna y se lo vendieron por veinte monedas de plata. Y los mercaderes lo llevaron a Egipto. 29 Tiempo después, Rubén regresó para sacar a José de la cisterna. Cuando descubrió que José no estaba allí, se rasgó la ropa en señal de lamento. 30 Luego regresó a donde estaban sus hermanos y dijo lamentándose: «¡El muchacho desapareció! ¿Qué voy a hacer ahora? ». 31 Entonces los hermanos mataron un cabrito y mojaron la túnica de José con la sangre. 32 Luego enviaron la hermosa túnica a su padre con el siguiente mensaje: «Mira lo que encontramos. Esta túnica, ¿no es la de tu hijo? ». 33 Su padre la reconoció de inmediato. «Sí — dijo él — , es la túnica de mi hijo. Seguro que algún animal salvaje se lo comió. ¡Sin duda despedazó a José! ». 34 Entonces Jacob rasgó su ropa y se vistió de tela áspera, e hizo duelo por su hijo durante mucho tiempo. 35 Toda su familia intentó consolarlo, pero él no quiso ser consolado. A menudo decía: «Me iré a la tumba llorando a mi hijo», y entonces sollozaba. 36 Mientras tanto, los mercaderes madianitas llegaron a Egipto, y allí le vendieron a José a Potifar, quien era un oficial del faraón, rey de Egipto. Potifar era capitán de la guardia del palacio.
    Hechos 7:9
    RVR1960 9 Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él, NTV 9 »Estos patriarcas tuvieron envidia de su hermano José y lo vendieron para que fuera esclavo en Egipto; pero Dios estaba con él

  3. Los egipcios idólatras persiguieron a los hebreos, quienes adoraban al Dios verdadero. Éxodo capítulos 1 y 5.
  4. El hebreo que hizo mal a su vecino echó a un lado a Moisés, como mediador. Éx 2:13-14
    RVR1960 NTV
    Hechos 7:26-27
    RVR1960 26 Y al día siguiente, se presentó a unos de ellos que reñían, y los ponía en paz, diciendo: Varones, hermanos sois, ¿por qué os maltratáis el uno al otro? 27 Entonces el que maltrataba a su prójimo le rechazó, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros? NTV 26 »Al día siguiente, los visitó de nuevo y vio que dos hombres de Israel estaban peleando. Trató de ser un pacificador y les dijo: “Señores, ustedes son hermanos. ¿Por qué se están peleando?”. 27 »Pero el hombre que era culpable empujó a Moisés. “¿Quién te puso como gobernante y juez sobre nosotros? — le preguntó — .

  5. Saúl, que desobedeció a Dios, persiguió a David, que temía a Dios. 1 Samuel capítulos 15, 19, 24.
  6. Israel, en su apostasía, persiguió a Elías y Jeremías, que eran profetas de Dios. 1 Reyes 19:9-10
    RVR1960 9 Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? 10 Él respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. NTV 9 Allí llegó a una cueva, donde pasó la noche. Entonces el Señor le dijo a Elías: — ¿Qué haces aquí, Elías? 10 — He servido con gran celo al Señor Dios Todopoderoso — respondió Elías — ; pero el pueblo de Israel ha roto su pacto contigo, derribó tus altares y mató a cada uno de tus profetas. Yo soy el único que queda con vida, y ahora me buscan para matarme a mí también.
    Jeremías 36:20-23
    RVR1960 20 Y entraron a donde estaba el rey, al atrio, habiendo depositado el rollo en el aposento de Elisama secretario; y contaron a oídos del rey todas estas palabras. 21 Y envió el rey a Jehudí a que tomase el rollo, el cual lo tomó del aposento de Elisama secretario, y leyó en él Jehudí a oídos del rey, y a oídos de todos los príncipes que junto al rey estaban. 22 Y el rey estaba en la casa de invierno en el mes noveno, y había un brasero ardiendo delante de él. 23 Cuando Jehudí había leído tres o cuatro planas, lo rasgó el rey con un cortaplumas de escriba, y lo echó en el fuego que había en el brasero, hasta que todo el rollo se consumió sobre el fuego que en el brasero había. NTV 20 Entonces, los funcionarios dejaron el rollo a salvo en la habitación de Elisama, el secretario, y le fueron a decir al rey lo que había acontecido. 21 Luego el rey envió a Jehudí a buscar el rollo y Jehudí lo sacó de la habitación de Elisama y lo leyó al rey, con los funcionarios presentes. 22 Era avanzado el otoño, así que el rey estaba en el cuarto del palacio acondicionado para el invierno, sentado junto a un brasero para calentarse. 23 Cada vez que Jehudí terminaba de leer tres o cuatro columnas, el rey tomaba un cuchillo y cortaba esa sección del rollo. Luego lo lanzaba al fuego, sección por sección, hasta que quemó todo el rollo.
    1 Reyes 38:1-6
    RVR1960 NTV

  7. Nabucodonosor, mientras era idólatra, persiguió a los tres cautivos hebreos por negarse a adorar ídolos. Daniel capítulo 3.
  8. Los príncipes envidiosos e idólatras bajo Darío, persiguieron a Daniel por atreverse a orar al Dios del cielo. Daniel capítulo 6.
  9. Los asesinos de Cristo persiguieron a los apóstoles por predicar a Cristo. Hechos capítulos 4 y 5.
  10. Pablo, antes de su conversión, persiguió a la iglesia de Dios. Hechos 8:1
    RVR1960 1 Y Saulo consentía en su muerte. En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. NTV 1 Saulo fue uno de los testigos y estuvo totalmente de acuerdo con el asesinato de Esteban. Ese día comenzó una gran ola de persecución que se extendió por toda la iglesia de Jerusalén; y todos los creyentes excepto los apóstoles fueron dispersados por las regiones de Judea y Samaria.
    Hechos 9:1-2
    RVR1960 (Hch. 22.
    6-16; 26.
    12-18) 1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, 2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.
    NTV 1 Mientras tanto, Saulo pronunciaba amenazas en cada palabra y estaba ansioso por matar a los seguidores del Señor. Así que acudió al sumo sacerdote. 2 Le pidió cartas dirigidas a las sinagogas de Damasco para solicitarles su cooperación en el arresto de los seguidores del Camino que se encontraran ahí. Su intención era llevarlos — a hombres y mujeres por igual — de regreso a Jerusalén encadenados.
    Hechos 22:4-5
    RVR1960 4 Perseguía yo este Camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles a hombres y mujeres; 5 como el sumo sacerdote también me es testigo, y todos los ancianos, de quienes también recibí cartas para los hermanos, y fui a Damasco para traer presos a Jerusalén también a los que estuviesen allí, para que fuesen castigados. NTV 4 Perseguí a los seguidores del Camino, acosando a algunos hasta la muerte, y arresté tanto a hombres como a mujeres para arrojarlos en la cárcel. 5 El sumo sacerdote y todo el consejo de ancianos pueden dar fe de que esto es cierto. Pues recibí cartas de ellos, dirigidas a nuestros hermanos judíos en Damasco, las cuales me autorizaban a encadenar a los seguidores del Camino de esa ciudad y traerlos a Jerusalén para que fueran castigados.
    Hechos 22:20
    RVR1960 20 y cuando se derramaba la sangre de Esteban tu testigo, yo mismo también estaba presente, y consentía en su muerte, y guardaba las ropas de los que le mataban. NTV 20 Y estuve totalmente de acuerdo cuando mataron a tu testigo Esteban. Estuve allí cuidando los abrigos que se quitaron cuando lo apedrearon”.
    Hechos 26:9-11
    RVR1960 9 Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret; 10 lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto. 11 Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras. NTV 9 »Yo solía creer que mi obligación era hacer todo lo posible para oponerme al nombre de Jesús de Nazaret. 10 Por cierto, eso fue justo lo que hice en Jerusalén. Con la autorización de los sacerdotes principales, hice que muchos creyentes de allí fueran enviados a la cárcel. Di mi voto en contra de ellos cuando los condenaban a muerte. 11 Muchas veces hice que los castigaran en las sinagogas para que maldijeran a Jesús. Estaba tan violentamente en contra de ellos que los perseguí hasta en ciudades extranjeras.
    Efesios 1:13
    RVR1960 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, NTV 13 Y ahora ustedes, los gentiles, también han oído la verdad, la Buena Noticia de que Dios los salva. Además, cuando creyeron en Cristo, Dios los identificó como suyos al darles el Espíritu Santo, el cual había prometido tiempo atrás.
    1 Timoteo 1:12-13
    RVR1960 12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio, 13 habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. NTV 12 Le doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor, quien me ha dado fuerzas para llevar a cabo su obra. Él me consideró digno de confianza y me designó para servirlo, 13 a pesar de que yo antes blasfemaba el nombre de Cristo. En mi insolencia, yo perseguía a su pueblo; pero Dios tuvo misericordia de mí, porque lo hacía por ignorancia y porque era un incrédulo.

NOTA: La historia de todas las persecuciones religiosas desde los tiempos bíblicos no es más que una repetición de esta misma historia: los malvados persiguen a los justos. Y así seguirá siendo hasta que termine el conflicto entre el bien y el mal.

6. ¿Quién dice Pablo que sufrirá persecución?

2 Timoteo 3:12
RVR1960 12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; NTV 12 Es cierto, y todo el que quiera vivir una vida de sumisión a Dios en Cristo Jesús sufrirá persecución;

7. ¿Qué es esencial para una persecución religiosa extensa?

Control eclesiástico del poder civil, o unión de iglesia y estado.

8. Dado que la persecución es invariablemente incorrecta, y el perseguidor generalmente está equivocado en temas religiosos, ¿qué debe ser cierto en cuanto a los gobiernos perseguidores?

Asimismo, deben estar equivocados.

NOTAS . — “Hay muchos que no parecen darse cuenta de que toda la violencia en la religión es irreligiosa, y que, quienquiera que esté equivocado, el perseguidor no puede tener razón”. Thomas Clarke. "¿No han estado siempre equivocados casi todos los gobiernos del mundo en temas religiosos?" Macaulay. "¿No muestran claramente las Escrituras que los que persiguen por lo general están equivocados y los que sufren persecución tienen razón, que la mayoría siempre ha estado del lado de la mentira y la minoría sólo del lado de la verdad?" Lutero. "La religión tenía la intención de traer paz en la tierra y buena voluntad hacia los hombres, y todo lo que tienda al odio y la persecución, por correcto que sea en la letra, debe ser completamente incorrecto en el espíritu". Henry Varnum.

Dios nunca fuerza la voluntad ni la conciencia; pero, para llevar a los hombres al pecado, Satanás recurre a la fuerza. Para lograr su propósito, trabaja a través de gobernantes religiosos y seculares, influyendo en ellos para que promulguen y hagan cumplir las leyes humanas desafiando la ley de Dios.

9. ¿Bajo qué terrible engaño dijo Cristo que los hombres perseguirían a sus seguidores?

Juan 16:1-2
RVR1960 1 Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. 2 Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. NTV 1 »Les he dicho estas cosas para que no abandonen su fe. 2 Los expulsarán de las sinagogas, y llegará el tiempo en que quienes los maten pensarán que están haciendo un servicio santo para Dios.

10. ¿Quién es el asesino original?

Juan 8:44
RVR1960 44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. NTV 44 Pues ustedes son hijos de su padre, el diablo, y les encanta hacer las cosas malvadas que él hace. Él ha sido asesino desde el principio y siempre ha odiado la verdad, porque en él no hay verdad. Cuando miente, actúa de acuerdo con su naturaleza porque es mentiroso y el padre de la mentira.

11. Cuando Santiago y Juan quisieron hacer descender fuego del cielo para consumir a los samaritanos que no recibieron a Cristo, ¿qué les dijo Cristo?

Lucas 9:55-56
RVR1960 55 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois; 56 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea. NTV 55 Entonces Jesús se volvió a ellos y los reprendió. 56 Así que siguieron de largo hacia otro pueblo.

NOTAS. — Algunas de las razones dadas para justificar la persecución pueden notarse en las siguientes citas: - “El estado no puede permitirse el lujo de permitir la libertad religiosa. Escuchamos mucho sobre la tolerancia religiosa, pero solo somos tolerantes en la medida en que no nos interese. Una persona puede ser tolerante con una religión si no es religiosa. ... La intolerancia significa fervor y celo. Lo mejor que puede hacer el estado es establecer una libertad religiosa limitada; pero más allá de cierto grado de tolerancia, el estado no puede permitirse admitir la doctrina ". Monseñor Russell (católico), citado en Washington Post, 5 de mayo de 1910.

“La iglesia ha perseguido. Solo un principiante en la historia de la iglesia lo negará. ... Siempre hemos defendido la persecución de los hugonotes y la Inquisición española. Cuando crea que es bueno usar la fuerza física, la usará. ... Pero, ¿dará la Iglesia Católica un vínculo que no perseguirá en absoluto? ¿Garantizará la libertad absoluta y la igualdad de todas las iglesias y todas las religiones? La Iglesia Católica no da "ningún vínculo por su buen comportamiento". Editorial en Western Watchman (católico), de St. Louis, Missouri, 24 de diciembre de 1908.

“La Inquisición fue un tribunal muy misericordioso; Lo repito, casi un tribunal compasivo. ... A un hombre solo se le permitía ser atormentado una vez, lo que nadie puede negar fue una maravillosa indulgencia en aquellos tiempos ". Espejo católico, órgano oficial del cardenal Gibbons, 2 de agosto de 1896. “Confesamos que la Iglesia Católica Romana es intolerante; es decir, que utiliza todos los medios a su alcance para la extirpación del error y del pecado; pero esta intolerancia es la consecuencia lógica y necesaria de su infalibilidad. Sólo Ella tiene derecho a ser intolerante, porque sólo ella tiene la verdad. La iglesia tolera a los herejes cuando está obligada a hacerlo, pero los odia mortalmente y emplea todas sus fuerzas para asegurar su aniquilación ". Pastor del Valle (St. Louis, Missouri), 1876. Esta posición errónea ha sido bien refutada por Lord Macaulay con las siguientes palabras: “La doctrina que, desde el primer origen de las disensiones religiosas, ha sido sostenida por todos los fanáticos de todas las sectas, cuando se condensa en pocas palabras y se despoja de un disfraz retórico, es simplemente esto: yo tengo razón y tú estás equivocado. Cuando seas más fuerte, deberías tolerarme; porque es tu deber tolerar la verdad. Pero cuando sea más fuerte te perseguiré; porque es mi deber perseguir el error ". Ensayo sobre "Sir James Mackintosh". Benjamín Franklin bien dijo: “Cuando la religión es buena, se cuidará sola; cuando no es capaz de cuidarse a sí mismo, y Dios no ve oportuno cuidarlo, de modo que tiene que recurrir al poder civil en busca de apoyo, es una prueba para mi mente de que su causa es mala. " Carta al Dr. Price. John Wesley dio el siguiente consejo cristiano: “No condene a nadie por no pensar como usted piensa. Que cada uno disfrute de la plena y libre libertad de pensar por sí mismo. Cada uno use su propio juicio, ya que cada uno debe dar cuenta de sí mismo a Dios. Aborrezca todo acercamiento, en cualquier tipo o grado, al espíritu de persecución. Si no puede razonar ni persuadir a un hombre de la verdad, nunca intente obligarlo a hacerlo. Si el amor no lo obliga a venir, déjelo en manos de Dios, el Juez de todos ”.

12. ¿Qué dice Cristo de los perseguidos por causa de la justicia?

Mateo 5:10-12
RVR1960 10 Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 11 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12 Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. NTV 10 Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto, porque el reino del cielo les pertenece. 11 »Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores. 12 ¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera.
Apocalipsis 2:10
RVR1960 10 No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. NTV 10 No tengas miedo de lo que estás a punto de sufrir. El diablo meterá a algunos de ustedes en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán por diez días; pero si permaneces fiel, incluso cuando te enfrentes a la muerte, te daré la corona de la vida.
Apocalipsis 6:9-11
RVR1960 9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos. NTV 9 Cuando el Cordero rompió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de todos los que habían muerto como mártires por causa de la palabra de Dios y por haber sido fieles en su testimonio. 10 Ellos clamaban al Señor y decían: «Oh Señor Soberano, santo y verdadero, ¿cuánto tiempo hasta que juzgues a la gente de este mundo y tomes venganza de nuestra sangre por lo que nos han hecho? ». 11 Entonces a cada uno de ellos se le dio una túnica blanca, y se les dijo que descansaran un poco más hasta que se completara el número de sus hermanos, los consiervos de Jesús que se unirían a ellos después de morir como mártires.

“En el horno Dios te probará, De allí para hacerte más resplandeciente; Pero Él nunca puede dejar de amarte; Eres precioso a sus ojos: Dios está contigo, Dios, tu luz eterna ".

13. ¿Qué preceptos divinos recibidos y obedecidos compensarían toda opresión y persecución?

Mateo 22:39
RVR1960 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. (A) NTV 39 Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.
Mateo 7:12
RVR1960 12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. NTV 12 »Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti. Esa es la esencia de todo lo que se enseña en la ley y en los profetas.

14. ¿Qué no hace el amor?

Romanos 13:10
RVR1960 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. NTV 10 El amor no hace mal a otros, por eso el amor cumple con las exigencias de la ley de Dios.

EL CREDO GRANDE CREA, como yo creo, ni más ni menos; Que tengo razón y nadie más lo confieso; Siento lo que siento, pienso solo como pienso; Come lo que como y bebo, pero lo que bebo; Mira como miro, haz siempre lo que hago; Y, sólo entonces, tendré comunión contigo.

Que tengo razón, y siempre la razón, lo sé, Porque mis propias convicciones me lo dicen; Y tener razón es simplemente esto: ser Totalmente y en todos los aspectos como yo. Para desviarme un ápice, o para empezar Cuestionar, dudar o vacilar es pecado.

Deja que se hunda el hombre que se está ahogando, si no nadará Sobre la tabla que le arrojé; Dejemos que el hambriento muera de hambre, si no come Mi tipo y cantidad de pan y carne; Deja congelar al desnudo también, si no lo estará Suministrado con prendas hechas a mi medida. Es mejor que los enfermos mueran que vivan, A menos que tomen la medicina que les doy.

This Presentation was produced using ESTUDIA LA BIBLIA ¡HOY!
estudialabibliahoy.com