Los Milagros de Cristo — Estudia la Biblia Hoy





5/10     
  8 - 13 minutes
LOS MILAGROS DE CRISTO
LOS MILAGROS DE CRISTO
LOS MILAGROS DE CRISTO




Sanando al Lunático. Hechos 2:22
RVR1960 22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; NTV 22 »Pueblo de Israel, ¡escucha! Dios públicamente aprobó a Jesús de Nazaret al hacer milagros poderosos, maravillas y señales por medio de él, como ustedes bien saben;

1. ¿Qué testimonio dieron los principales sacerdotes y los fariseos acerca de la obra de Cristo?

Juan 11:47
RVR1960 47 Entonces los principales sacerdotes y los fariseos reunieron el concilio, y dijeron: ¿Qué haremos? Porque este hombre hace muchas señales. NTV 47 Entonces, los principales sacerdotes y los fariseos convocaron al Concilio Supremo. «¿Qué vamos a hacer? — se preguntaron unos a otros — . Sin duda, ese hombre realiza muchas señales milagrosas.

2. ¿Por qué dijo Pedro, en el día de Pentecostés, que Cristo había sido aprobado por Dios?

Hechos 2:22
RVR1960 22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; NTV 22 »Pueblo de Israel, ¡escucha! Dios públicamente aprobó a Jesús de Nazaret al hacer milagros poderosos, maravillas y señales por medio de él, como ustedes bien saben;

3. ¿Por qué medios afirmó Cristo que había expulsado a los demonios?

Lucas 11:20
RVR1960 20 Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros. NTV 20 Sin embargo, si yo expulso a los demonios por el poder de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado y está entre ustedes.
Mateo 12:28
RVR1960 28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. NTV 28 Sin embargo, si yo expulso a los demonios por el Espíritu de Dios, entonces el reino de Dios ha llegado y está entre ustedes.
dice "por el Espíritu de Dios".

NOTA. — Bajo la tercera plaga en Egipto, la de convertir el polvo en piojos, los magos; al no duplicarlo, dijo al faraón: "Este es el dedo de Dios". Éxodo 8:18-19
RVR1960 18 Y los hechiceros hicieron así también, para sacar piojos con sus encantamientos; pero no pudieron. Y hubo piojos tanto en los hombres como en las bestias. 19 Entonces los hechiceros dijeron a Faraón: Dedo de Dios es éste. Mas el corazón de Faraón se endureció, y no los escuchó, como Jehová lo había dicho. NTV 18 Los magos del faraón intentaron hacer lo mismo mediante sus artes ocultas, pero esta vez no pudieron. Y los mosquitos estaban sobre todos: gente y animales por igual. 19 «¡Es el dedo de Dios! », exclamaron los magos ante el faraón. Pero el corazón del faraón siguió endurecido y no quiso escucharlos, tal como el Señor había dicho.

4. ¿Sobre qué base reposó Nicodemo su creencia de que Cristo era un maestro de Dios?

Juan 3:2
RVR1960 2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. NTV 2 Una noche, fue a hablar con Jesús: — Rabí — le dijo — , todos sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos. Las señales milagrosas que haces son la prueba de que Dios está contigo.
.

5. Después de la curación del ciego, ¿bajo qué acusación buscaron algunos fariseos demostrar que Cristo no era de Dios?

Juan 9:16
RVR1960 16 Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo. Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos. NTV 16 Algunos de los fariseos decían: «Ese tal Jesús no viene de Dios porque trabaja en el día de descanso». Otros decían: «¿Pero cómo puede un simple pecador hacer semejantes señales milagrosas? ». Así que había una profunda diferencia de opiniones entre ellos.

NOTA: Esta fue una acusación falsa. Cristo guardó el sábado, pero no de acuerdo con la idea de los fariseos sobre la observancia del sábado. Vea la lectura sobre “Cristo y el sábado”, página 430.

6. ¿Qué pregunta plantearon otros en oposición a este punto de vista?

Juan 9:16
RVR1960 16 Entonces algunos de los fariseos decían: Ese hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo. Otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer estas señales? Y había disensión entre ellos. NTV 16 Algunos de los fariseos decían: «Ese tal Jesús no viene de Dios porque trabaja en el día de descanso». Otros decían: «¿Pero cómo puede un simple pecador hacer semejantes señales milagrosas? ». Así que había una profunda diferencia de opiniones entre ellos.

7. ¿Cuál fue el resultado de los milagros de Cristo en su primera Pascua?

Juan 2:23
RVR1960 23 Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. NTV 23 Debido a las señales milagrosas que Jesús hizo en Jerusalén durante la celebración de la Pascua, muchos comenzaron a confiar en él;

8. ¿Qué pregunta llevó a muchos a hacer la realización de estos milagros?

Juan 7:31
RVR1960 31 Y muchos de la multitud creyeron en él, y decían: El Cristo, cuando venga, ¿hará más señales que las que éste hace? NTV 31 De las multitudes presentes en el templo, muchos creyeron en él. «Después de todo — decían — , ¿acaso esperan que el Mesías haga más señales milagrosas que las que hizo este hombre? ».

9. ¿Por qué muchos se sintieron atraídos por Cristo?

Juan 6:2
RVR1960 2 Y le seguía gran multitud, porque veían las señales que hacía en los enfermos. NTV 2 Una gran multitud siempre lo seguía a todas partes porque veía las señales milagrosas que hacía cuando sanaba a los enfermos.

NOTA: Un milagro es el despliegue de poder divino o sobrehumano de alguna manera inusual o extraordinaria; de ahí su naturaleza para llamar la atención. Cristo alimentó a los cinco mil con los panes y los peces multiplicados, y todos se maravillaron. Todos los días Dios alimenta a millones de humanidad con los frutos multiplicados de la tierra, y nadie se maravilla. Cristo, mediante un proceso abreviado, transformó el agua en vino, y todos quedaron asombrados; pero cada año Dios hace esto de la manera habitual: a través de la vid en cantidades casi ilimitadas, y nadie se sorprende. Por lo tanto, un milagro divino, siempre que se realiza, se realiza para sanar y salvar, y para llamar la atención sobre la fuente del poder divino.

10. ¿Qué dijo la gente cuando vio estas cosas?

Marcos 7:37
RVR1960 37 Y en gran manera se maravillaban, diciendo: bien lo ha hecho todo; hace a los sordos oír, y a los mudos hablar. NTV 37 Quedaron completamente asombrados y decían una y otra vez: «Todo lo que él hace es maravilloso. Hasta hace oír a los sordos y da la capacidad de hablar al que no puede hacerlo».

11. ¿Qué tipo de enfermedades y dolencias curó Jesús?

Mateo 4:23
RVR1960 23 Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. NTV 23 Jesús viajó por toda la región de Galilea enseñando en las sinagogas, anunciando la Buena Noticia del reino, y sanando a la gente de toda clase de enfermedades y dolencias.
Mateo 12:15
RVR1960 15 Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, NTV 15 Pero Jesús sabía lo que ellos tenían en mente. Entonces salió de esa región, y mucha gente lo siguió. Sanó a todos los enfermos de esa multitud,

12. ¿Quiénes fueron llevados a Él para que los sanara?

Mateo 4:24
RVR1960 24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó. NTV 24 Las noticias acerca de él corrieron y llegaron tan lejos como Siria, y pronto la gente comenzó a llevarle a todo el que estuviera enfermo. Y él los sanaba a todos, cualquiera fuera la enfermedad o el dolor que tuvieran, o si estaban poseídos por demonios, o eran epilépticos o paralíticos.

13. A la mujer que había sido sanada al tocar su manto, ¿qué dijo Cristo que la sanaba?

Mateo 9:22
RVR1960 22 Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. NTV 22 Jesús se dio vuelta, y cuando la vio le dijo: «¡Ánimo, hija! Tu fe te ha sanado». Y la mujer quedó sana en ese instante.

14. ¿Qué les dijo a los dos ciegos mientras los sanaba?

Mateo 9:29
RVR1960 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. NTV 29 Entonces él les tocó los ojos y dijo: — Debido a su fe, así se hará.

15. A otro a quien le había devuelto la vista, ¿qué le dijo Cristo?

Lucas 18:42
RVR1960 42 Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. NTV 42 Jesús le dijo: — Bien, recibe la vista. Tu fe te ha sanado.

16. ¿Por qué no hizo Cristo muchos milagros en su propio país?

Mateo 13:58
RVR1960 58 Y no hizo allí muchos milagros, a causa de la incredulidad de ellos. NTV 58 Por lo tanto, hizo solamente unos pocos milagros allí debido a la incredulidad de ellos.

17. ¿Qué lección diseñó Cristo para enseñar sobre la curación del hombre enfermo de parálisis?

Lucas 5:24
RVR1960 24 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. NTV 24 Así que les demostraré que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados». Entonces Jesús miró al paralítico y dijo: «¡Ponte de pie, toma tu camilla y vete a tu casa! ».

NOTA: Por sus milagros, por lo tanto, Cristo se propuso enseñar la fe en el poder de Dios no solo para restaurar el cuerpo, sino también para sanar el alma.

18. ¿Qué efecto tuvieron los milagros de Cristo sobre las personas restauradas y las personas que los presenciaron?

Lucas 18:43
RVR1960 43 Y luego vio, y le seguía, glorificando a Dios; y todo el pueblo, cuando vio aquello, dio alabanza a Dios. NTV 43 Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús mientras alababa a Dios. Y todos los que lo vieron también alabaron a Dios.
Lucas 13:17
RVR1960 17 Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él. NTV 17 Esto avergonzó a sus enemigos, pero toda la gente se alegraba de las cosas maravillosas que él hacía.

19. ¿Qué mensaje envió Cristo a Juan el Bautista mientras Juan estaba en prisión, para fortalecer su fe vacilante?

Mateo 11:4-6
RVR1960 4 Respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis. 5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; 6 y bienaventurado es el que no halle tropiezo en mí. NTV 4 Jesús les dijo: — Regresen a Juan y cuéntenle lo que han oído y visto: 5 los ciegos ven, los cojos caminan bien, los que tienen lepra son curados, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les predica la Buena Noticia. 6 — Y agregó — : Dios bendice a los que no se apartan por causa de mí.

20. ¿En qué milagro llevó Cristo al clímax de sus obras en la tierra?

Juan 11:43-44
RVR1960 43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ! ! Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir. NTV 43 Entonces Jesús gritó: «¡Lázaro, sal de ahí! ». 44 Y el muerto salió de la tumba con las manos y los pies envueltos con vendas de entierro y la cabeza enrollada en un lienzo. Jesús les dijo: «¡Quítenle las vendas y déjenlo ir! ».

21. ¿Cuál fue el resultado de este gran milagro?

Juan 11:45
RVR1960 45 Entonces muchos de los judíos que habían venido para acompañar a María, y vieron lo que hizo Jesús, creyeron en él. NTV 45 Al ver lo que sucedió, muchos de entre la gente que estaba con María creyeron en Jesús;

22. Debido al interés que este milagro creó en Él, ¿qué dijeron los fariseos?

Juan 12:19
RVR1960 19 Pero los fariseos dijeron entre sí: Ya veis que no conseguís nada. Mirad, el mundo se va tras él. NTV 19 Entonces los fariseos se dijeron unos a otros: «Ya no hay nada que podamos hacer. ¡Miren, todo el mundo se va tras él! ».

23. ¿Qué presentó Jesús a la gente como base de confianza en él?

Juan 10:37-38
RVR1960 37 Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. 38 Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. NTV 37 No me crean a menos que lleve a cabo las obras de mi Padre; 38 pero si hago su trabajo, entonces crean en las obras milagrosas que he hecho aunque no me crean a mí. Entonces sabrán y entenderán que el Padre está en mí y yo estoy en el Padre.
Juan 14:11
RVR1960 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. NTV 11 Solo crean que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí; o al menos crean por las obras que me han visto hacer.

24. ¿Usó Jesús alguna vez medios ordinarios para realizar sus milagros?

Juan 9:6-7
RVR1960 6 Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, 7 y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo. NTV 6 Luego escupió en el suelo, hizo lodo con la saliva y lo untó en los ojos del ciego. 7 Le dijo: «Ve a lavarte en el estanque de Siloé» (Siloé significa «enviado»). Entonces el hombre fue, se lavó, ¡y regresó viendo!
Marcos 7:33-35
RVR1960 33 Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; 34 y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. 35 Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien. NTV 33 Jesús lo llevó aparte de la multitud para poder estar a solas con él. Metió sus dedos en los oídos del hombre. Después escupió sobre sus propios dedos y tocó la lengua del hombre. 34 Mirando al cielo, suspiró y dijo: «Efatá», que significa «¡Ábranse! ». 35 Al instante el hombre pudo oír perfectamente bien y se le desató la lengua, de modo que hablaba con total claridad.
Marcos 8:23-25
RVR1960 23 Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. 24 El, mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan. 25 Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos. NTV 23 Jesús tomó al ciego de la mano y lo llevó fuera de la aldea. Luego escupió en los ojos del hombre, puso sus manos sobre él y le preguntó: — ¿Puedes ver algo ahora? 24 El hombre miró a su alrededor y dijo: — Sí, veo a algunas personas, pero no puedo verlas con claridad; parecen árboles que caminan. 25 Entonces Jesús puso nuevamente sus manos sobre los ojos del hombre y fueron abiertos. Su vista fue totalmente restaurada y podía ver todo con claridad.
2 Reyes 5:1-14
RVR1960 1 Naamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso. 2 Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán. 3 Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra. 4 Entrando Naamán a su señor, le relató diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel. 5 Y le dijo el rey de Siria: Anda, ve, y yo enviaré cartas al rey de Israel. Salió, pues, él, llevando consigo diez talentos de plata, y seis mil piezas de oro, y diez mudas de vestidos. 6 Tomó también cartas para el rey de Israel, que decían así: Cuando lleguen a ti estas cartas, sabe por ellas que yo envío a ti mi siervo Naamán, para que lo sanes de su lepra. 7 Luego que el rey de Israel leyó las cartas, rasgó sus vestidos, y dijo: ¿Soy yo Dios, que mate y dé vida, para que éste envíe a mí a que sane un hombre de su lepra? Considerad ahora, y ved cómo busca ocasión contra mí. 8 Cuando Eliseo el varón de Dios oyó que el rey de Israel había rasgado sus vestidos, envió a decir al rey: ¿Por qué has rasgado tus vestidos? Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel. 9 Y vino Naamán con sus caballos y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo. 10 Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio. 11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre de Jehová su Dios, y alzará su mano y tocará el lugar, y sanará la lepra. 12 Abana y Farfar, ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado. 13 Mas sus criados se le acercaron y le hablaron diciendo: Padre mío, si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías? ¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio? 14 El entonces descendió, y se zambulló siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y quedó limpio. NTV 1 El rey de Aram sentía una gran admiración por Naamán, el comandante del ejército, porque el Señor le había dado importantes victorias a Aram por medio de él; pero a pesar de ser un poderoso guerrero, Naamán padecía de lepra. 2 En ese tiempo, los saqueadores arameos habían invadido la tierra de Israel, y entre sus cautivos se encontraba una muchacha a quien habían entregado a la esposa de Naamán como criada. 3 Cierto día, la muchacha le dijo a su señora: «Si mi amo tan solo fuera a ver al profeta de Samaria; él lo sanaría de su lepra». 4 Entonces Naamán le contó al rey lo que había dicho la joven israelita. 5 «Ve a visitar al profeta — le dijo el rey de Aram — . Te daré una carta de presentación para que se la lleves al rey de Israel». Entonces Naamán emprendió viaje y llevaba de regalo trescientos cuarenta kilos de plata, sesenta y ocho kilos de oro, y diez mudas de ropa. 6 La carta para el rey de Israel decía: «Mediante esta carta presento a mi siervo Naamán. Quiero que lo sanes de su lepra». 7 Cuando el rey de Israel leyó la carta, horrorizado, rasgó sus vestiduras y dijo: «¿Acaso soy Dios para dar vida y quitarla? ¿Por qué este hombre me pide que sane a alguien con lepra? Creo que solo busca pelear conmigo». 8 Sin embargo, cuando Eliseo, hombre de Dios, supo que el rey de Israel había rasgado sus vestiduras en señal de aflicción, le envió este mensaje: «¿Por qué estás tan disgustado? Envíame a Naamán, así él sabrá que hay un verdadero profeta en Israel». 9 Entonces Naamán fue con sus caballos y carros de guerra y esperó frente a la puerta de la casa de Eliseo; 10 pero Eliseo le mandó a decir mediante un mensajero: «Ve y lávate siete veces en el río Jordán. Entonces tu piel quedará restaurada, y te sanarás de la lepra». 11 Naamán se enojó mucho y se fue muy ofendido. «¡Yo creí que el profeta iba a salir a recibirme! — dijo — . Esperaba que él moviera su mano sobre la lepra e invocara el nombre del Señor su Dios ¡y me sanara! 12 ¿Acaso los ríos de Damasco — el Abaná y el Farfar — no son mejores que cualquier río de Israel? ¿Por qué no puedo lavarme en uno de ellos y sanarme? ». Así que Naamán dio media vuelta y salió enfurecido. 13 Sus oficiales trataron de hacerle entrar en razón y le dijeron: «Señor, si el profeta le hubiera pedido que hiciera algo muy difícil, ¿usted no lo habría hecho? Así que en verdad debería obedecerlo cuando sencillamente le dice: “¡Ve, lávate y te curarás!”». 14 Entonces Naamán bajó al río Jordán y se sumergió siete veces, tal como el hombre de Dios le había indicado. ¡Y su piel quedó tan sana como la de un niño, y se curó!

25. ¿Por qué los escritores inspirados registraron los milagros de Cristo?

Juan 20:30-31
RVR1960 30 Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. 31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre. NTV 30 Los discípulos vieron a Jesús hacer muchas otras señales milagrosas además de las registradas en este libro. 31 Pero estas se escribieron para que ustedes continúen creyendo que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, al creer en él, tengan vida por el poder de su nombre.

This Presentation was produced using ESTUDIA LA BIBLIA ¡HOY!
estudialabibliahoy.com